El uso de la tecnología por parte del estado: un problema para el movimiento

first_imgFacebookTwitterWhatsAppEmailPrintMoreShare thisFacebookTwitterWhatsAppEmailPrintMoreShare this La información está en todas partes. En el 2020, la tecnología es una parte omnipresente de la vida cotidiana de muchos trabajadores en este país y en todo el mundo. Usamos las redes sociales y el correo electrónico para mantenernos en contacto con familiares y amigos. Vemos transmisiones en vivo de eventos y actividades que tienen lugar en todo el mundo. Enviamos mensajes de texto y transmitimos música en nuestros viajes diarios al trabajo. La lista continua.En medio de la actual crisis de COVID-19, la tecnología ha jugado un papel aún mayor en nuestra vida diaria como un medio para mantener el contacto social en una era de distanciamiento social.El increíble desarrollo de la tecnología incluso en los últimos 20 a 30 años ha marcado el comienzo de una serie de cambios en el capitalismo global, en gran parte en beneficio del capital. (Lea “High Tech, Low Pay” en workers.org/books. En este libro, publicado en 1986, el presidente del Workers World Party, Sam Marcy, mostró cómo estos acontecimientos afectaron a los trabajadores y globalizaron la economía).La tecnología ha aumentado la capacidad del capital para poner a los trabajadores en competencia directa entre sí por los puestos de trabajo, y cortar sus salarios y empeorar sus condiciones de trabajo, independientemente del país en el que residan. Ha dado lugar a niveles más altos de automatización y ha dado lugar a muchos otros desarrollos.Por otro lado, la tecnología le ha dado a la clase trabajadora la capacidad de comunicarse y organizarse a nivel global; eso no era posible ni siquiera hace poco tiempo. La reducción de los salarios y las condiciones laborales sienta las bases objetivas para una mayor politización de la clase trabajadora multinacional.Las ganancias, aluvión de poder para los ‘Cinco Grandes’Estos desarrollos tecnológicos han sido tremendamente rentables para la clase capitalista. Los cinco gigantes tecnológicos, Apple, Microsoft, Amazon, Alphabet (Google) y Facebook, como se los conoce colectivamente, han tenido un aumento del 184% en el valor de mercado en los últimos tres años. (tinyurl.com/y2vudh2h). Esto ha ocurrido mientras que el valor del resto del mercado de valores durante el mismo período se ha mantenido más o menos igual. A su vez, estas cinco corporaciones ejercen una increíble cantidad de poder e influencia políticos, que se entrelazan en muchas facetas de nuestras vidas de más formas de las que creemos.Junto con la militarización de los departamentos de policía, se ha incrementado la dependencia y el uso de herramientas de alta tecnología para la vigilancia y la represión. Se emplean en gran parte contra la clase trabajadora y las comunidades de color, así como contra el movimiento político. Las fuerzas federales que ahora está movilizando Trump para sofocar la rebelión contra la supremacía blanca en Estados Unidos, una rebelión justa, tienen una batería de estas herramientas a su disposición.Las grandes corporaciones tecnológicas no solo están fabricando software y otros productos que las agencias policiales utilizan, sino que están cooperando activamente con muchas agencias estatales para desarrollar herramientas sofisticadas para su uso. La lista de tales colaboraciones es numerosa. Incluyen el intercambio de videos e imágenes capturadas por Amazon con sus timbres Ring, el desarrollo de bases de datos de Microsoft para su uso por los departamentos de policía en las principales ciudades y el desarrollo de software de reconocimiento facial racista y “algoritmos predictivos”, por nombrar algunos.Al mismo tiempo, los trabajadores de estas corporaciones tecnológicas gigantes se han involucrado en una nueva ola de organización en los últimos años, no solo en torno a sus propias condiciones laborales. Se han opuesto cada vez más al papel que juegan sus empleadores corporativos en la sociedad, desde proporcionar tecnología para el Pentágono hasta colaborar con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas y la policía, contribuir al cambio climático y permitir el acoso sexual y la violencia en el lugar de trabajo que enfrentan las mujeres y los trabajadores no conformes con su género.En particular, muchos trabajadores de Google se han opuesto a la colaboración de la empresa con ICE y la Patrulla Fronteriza de EE.UU.  Además, el hecho de que la empresa recompensara a los abusadores sexuales con paquetes de indemnización por valor de millones de dólares provocó una huelga mundial de los empleados. Los ejecutivos tomaron represalias contra algunos organizadores de las protestas.Aprovechar la tecnología para ayudar en la luchaComo organizadores, activistas y revolucionarios, hacemos todo lo posible por aprovechar estos tremendos desarrollos para fortalecer nuestra capacidad de comunicarnos entre nosotros, llegar a nuestra clase, hacer propaganda contra el sistema y, en última instancia, ayudar en el desarrollo de la organización orientada a la lucha.Nuestro primer instinto debería ser siempre descubrir cómo politizar y organizar nuestra clase como y donde podamos. Naturalmente, usamos muchas de estas herramientas en nuestro trabajo diario: configuramos eventos de Facebook, enviamos correos electrónicos masivos y nos comunicamos a través de mensajes de texto y llamadas telefónicas. Durante la pandemia, hemos utilizado Zoom con regularidad para realizar seminarios web para presentar nuestra perspectiva sobre las cuestiones políticas urgentes del momento.Si bien debemos continuar haciendo este trabajo, vale la pena echar un vistazo crítico a cómo nuestros movimientos usan la tecnología y luego evaluar los peligros presentados para nuestro trabajo y nuestra clase por el desarrollo de la tecnología y el uso de recopilaciones masivas de datos regulares por estas corporaciones, particularmente ahora. Se debe considerar lo que se necesita para protegernos a nosotros mismos en el corto plazo y avanzar hacia una estrategia a más largo plazo para romper nuestra dependencia de estas herramientas corporativas por completo.Evaluar los riesgos de usar las redes socialesSon numerosos los ejemplos de recopilación atroz de datos por parte de las agencias policiales y el uso activo y la colaboración de las fuerzas del orden con estas corporaciones tecnológicas gigantes con el propósito de reprimir a nuestra clase.En un caso, agentes del FBI llegaron a la casa de Lore Elisabeth Blumenthal en el barrio de Germantown de Filadelfia la mañana del 16 de junio con una orden de arresto. Blumenthal está detenida sin derecho a fianza por el gobierno federal por cargos de que presuntamente participó en la quema de dos coches de policía durante las protestas del 30 de mayo en respuesta al atroz asesinato policial de George Floyd. Ella enfrenta hasta 80 años de prisión. Para identificar a Blumenthal, los agentes federales utilizaron fotos e información disponible públicamente de sitios de redes sociales populares como Etsy, LinkedIn y Poshmark.Este es solo uno de los muchos ejemplos de fuerzas policiales que utilizan cada vez más las redes sociales y otras herramientas tecnológicas para vigilar y reprimir el actual levantamiento Black Lives Matter, además de la movilización directa de agentes federales para atacar y reprimir manifestaciones justas, como las de Portland, Oregon.La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. ha estado comprando acceso a bases de datos automáticas de lectores de matrículas vehiculares desde 2017. La agencia almacena imágenes recopiladas de lectores de matrículas públicos y privados en las carreteras de EE.UU. Esta información le da a CBP la capacidad sin precedentes de rastrear y enfocar el movimiento de casi todas las personas. Esto se suma a las compras regulares y bien documentadas de CBP y otras agencias policiales de datos de ubicación de teléfonos celulares, que el Wall Street Journal informa que ICE ha utilizado para aterrorizar y detener a los trabajadores migrantes.Según una investigación realizada en 2016, las cinco grandes corporaciones tecnológicas cumplieron aproximadamente entre el 70% y el 80% de las solicitudes de las agencias de aplicación de la ley para compartir datos de los usuarios con ellas. Además, Google informa que en 2019 recibió más de 52.000 solicitudes de datos de usuarios que afectan a más de 140.000 cuentas, y la empresa cumplió con el 82,5% de estas solicitudes. (tinyurl.com/yy5z4qk6) En algunos casos, estas “solicitudes” iban acompañadas de una Carta de Seguridad Nacional, esencialmente una orden de silencio indefinida que evita que el destinatario incluso diga que recibió dicha carta.Estos ejemplos se suman a la vigilancia, el terror y la represión regulares y continuos que enfrentan todos los días las comunidades de la clase trabajadora, en particular las compuestas por trabajadores negros y migrantes. Están sujetos a interrupciones regulares llevadas a cabo por agencias estatales y fuerzas de derecha que utilizan las redes sociales, los datos de ubicación de teléfonos celulares, software de reconocimiento facial y otras herramientas de alta tecnología para la represión.¿Qué pueden hacer los organizadores?Entonces, ¿qué debemos hacer con las amenazas que enfrentamos todos los días, no solo en nuestro trabajo político, sino también cuando los miembros de nuestra clase abandonan sus hogares o se conectan a Internet? ¿Son estos desafíos tan amplios que simplemente deberíamos aceptar el hecho de que nuestra información es recopilada y almacenada regularmente por las grandes agencias de tecnología y la policía por igual? ¿O deberíamos retirarnos a usar solo las últimas aplicaciones encriptadas y dejar las redes sociales por completo?Tanto la aceptación como la retirada son respuestas incorrectas. Las consideraciones en torno a la seguridad deben equilibrarse con las tareas necesarias de intervenir en la lucha de clases viva y construir un amplio movimiento de masas que atraiga trabajadores, particularmente ahora durante el levantamiento que sigue estallando a nuestro alrededor.Adoptar prácticas organizacionales y personales en torno a la seguridad, y promover una conciencia más amplia sobre las innumerables formas en que el estado, la derecha y las corporaciones tecnológicas colaboran para vigilar e impedir nuestros movimientos, es primordial. Varias guías sobre cómo hacer eso han sido desarrolladas por organizaciones del movimiento y están disponibles en línea.Levantar demandas y participar en la lucha para defender nuestros movimientos contra la represión política, que incluye hacer retroceder el arsenal de herramientas de alta tecnología, será cada vez más importante. También lo es conectar esta lucha con las luchas activas de los trabajadores dentro de estas corporaciones.A largo plazo, nuestros movimientos deben preocuparse más por nuestra dependencia excesiva de las herramientas tecnológicas de propiedad empresarial. Debemos tomarnos en serio la tarea de desarrollar tecnología de izquierda que pueda respaldar nuestro trabajo y ayudar a construir nuestros movimientos, evitando al mismo tiempo las trampas y los riesgos asociados con nuestro uso excesivo de tecnologías de propiedad corporativa. Sin duda, esta tarea es mucho más fácil de decir que de hacer. Pero a medida que nuestros movimientos comprendan más ampliamente estos temas y los aborden de manera seria, esta tarea debería orientar nuestras intervenciones a largo plazo en torno a ellos. Esto ayudará al desarrollo de un movimiento revolucionario de la clase trabajadora que pueda luchar y ganar el socialismo.last_img